lunes, 5 de octubre de 2009

Eporo, un robot de Nissan que se relaciona los demás tal cual un pez

Eporo, un robot de Nissan que se relaciona los demás tal cual un pez

Esta vez no toca hablar de prototipos de coches especializados en la seguridad porque el nuevo trabajo de Nissan, el Eporo, no tiene cualidades de coche. Es un pequeño robot con una alegre cara pero con una rica vida interior que le permite actuar con un autómata y relacionarse con el exterior.

Suena bien, ¿verdad? El simpático Eporo tiene la capacidad de moverse en un entorno sin chocar con los demás integrantes del mismo gracias a una forma de actuar similar a la de los peces. Empecemos con la clase: en un banco de peces cada uno de los integrantes utiliza dos sentidos, la línea lateral y la vista. La primera se basa en un órgano sensorial que permite detectar movimiento y vibración en el agua circundante.

Eporo, un robot de Nissan que se relaciona los demás tal cual un pez

Al pez le sirve para evitar colisiones con otros objetos o peces, orientarse según las corrientes de agua o encontrar a las presas. El otro sentido, la vista, le permite detectar a sus congéneres así como a las presas con nitidez. Eporo cuenta con esos dos sentidos gracias a unos sensores laser que le permiten tener una línea lateral de 288º y a unos radares de banda ancha que actúan como ojos.

Eporo, un robot de Nissan que se relaciona los demás tal cual un pez

Tomando además la comunicación que desarrollan entre sí los abejorros, cada Eporo intercambiar información con el resto para que cada uno tenga un mapa del entorno. Según la distancia a la que se detecta a otro Eporo se realiza una acción u otra: si se detecta a otro Eporo en el aréa más cercana, se realiza un movimiento para no colisionar con él. En caso de detectarlo en un área más alejada trata de viajar al lado de él manteniendo una cierta distancia.

Por último si se encuentra a una distancia mayor, simplemente se toma nota de que hay un Eporo acercándose. Estos tres principios de actuación también han sido tomado de los peces. Con estas características varios Eporo pueden moverse dentro de un entorno cerrado sin llegar a colisionar en ningún momento con los otros actores del entorno.

Eporo, un robot de Nissan que se relaciona los demás tal cual un pez

Vale pero, ¿qué interés puede tener para nosotros? Pues porque su funcionamiento podría sentar las bases de un tipo de automatismos para los coches. Suena a ciencia ficción todavía pero podríamos tener en unas décadas coches que circularan de forma completamente autómata y fueran capaces de sortearse los unos a los otros, mejorando la fluidez del tráfico y disminuyendo el gasto de energía. Suena bien.


Vía: Nissan